23 may. 2016

Uso de datos climáticos para toma de decisiones

Actualmente hay mucha discusión sobre la necesidad global de datos específicos y acceso libre a distintos tipos de información. En la era del “open data”, los altos índices de penetración de internet en el mundo,y la evolución de sistemas de sensorización,  debemos estar seguros de que existe información sobre monitoreo del clima y parámetros ambientales que puede ser usada con muy buenos propósitos.

Existe una extensa cantidad de datos abiertos de temas ambientales y del clima dispersos en la red o en repositorios de información, que están esperando ser utilizados. En este post reflexiono sobre la importancia de tener información climática para una mejor toma de decisiones. Ésta puede usarse para sistemas de alerta temprana, planificación para respuesta a emergencias o simple conocimiento de los ciudadanos.

Uno de los mayores grupos de información de carácter ambiental en el mundo es el proveniente de sistemas de monitorización meteorológica. Actualmente, estos datos y números están concentrados en el Servicio de Información del Clima Mundial (World Weather Information Service). Toda la información aquí contenida se encuentra disponible en la web y es usada generalmente por gobiernos y entes relacionados, en lugar de ser usada por la gente normal o las autoridades locales (municipios, ayuntamientos, cabildos, etc.). Parte de esta información es recogida generalmente para predicciones de clima por entes locales, empresas de tecnología o medios de comunicación.

Sin embargo, la Organización Metereológica Mundial (WMO) comenta que aun se requieren muchas más predicciones y modelos de datos climáticos históricos. Aún existe un fuerte vacío entre lo que es posible comunicar en temas de cambio climático y lo que está pasando. Según el WMO, hace falta un conjunto de servicios para gestión climática basados en registros históricos de datos para lugares específicos; resúmenes estadísticos de los patrones de temperatura; medias a largo plazo o mapas, o análisis de riesgos de condiciones extremas. Menciona que hay varios sectores de la economía que necesitan información sobre el cambio climático para poder tomar mejores decisiones: agricultura, electricidad, construcción, infraestructura, petróleo y gas, minería, turismo, automoción, químicas, financieras, sanidad; entre otros. La información está ahí, pero no está llegando al usuario final. Asimismo, las ciudades también requieren información para tomar mejores decisiones en caso de alertas climáticas o desastres naturales. Además, los ciudadanos necesitan acceder a esta información fácilmente para decidir o planificar lo que se debe hacer si viene lluvia extrema, huracanes o tornados. 

El que ahora podamos saber casi con exactitud si va a llover es porque existen modelos que pueden predecirlo, que se han construido con información meteorológica gratuita.

En su página web, la WMO, pone a disposición de los ciudadanos varios grupos de datos 
a través de su iniciativa Data Exchange & Technology Transfer.

Ahora nos preguntamos, ¿se pueden utilizar estos datos para modelar otros problemas ambientales? ¿Necesitamos expertos en ciencias de los datos para usarlos eficientemente?. Yo creo que si. Problemas como la contaminación del aire requieren nuevos modelos de gestión y previsión. El modelamiento de datos climáticos con medidas de concentraciones de contaminantes en la atmósfera, podría convertirse en la nueva herramienta de gestión de calidad del aire en la ciudad.


Este tema lo exploraremos en un nuevo post.