22 mar. 2017

Gestión Sostenible del Agua en Nuestras Ciudades

Fuente: www.cedeus.cl
En el Día Mundial del Agua he querido escribir sobre la importancia de este recurso para las ciudades en las que vivimos.

La disponibilidad del líquido vital es crucial para la producción industrial, para el mantenimiento de actividades domésticas y para actividades agroecológicas urbanas. 

La provisión de agua en las ciudades del mundo, se fundamenta en la captación de cuerpos de agua asociados a cuencas hidrográficas cercanas (i.e Madrid o Quito), acuíferos subterráneos (i.e Cuidad de México) o incluso la propia agua del mar (i.e Dubai). Sin embargo, debido a la creciente demanda de este recurso, las ciudades deben mirar más allá de sus fronteras para garantizar su abastecimiento constante [1]. Se estima que las 100 ciudades más grandes del mundo (i.e Beijing o Los Angeles), actualmente transfieren desde otras cuencas 3,2 millones de metros cúbicos de agua a una distancia de 5700 kilómetros diarios a través de canales artificiales [2]. Esto significa que alrededor del 43% del suministro de agua se obtiene por "transferencia interbase", es decir, de mover el agua de una cuenca a otra [2]. Esta es una práctica predominante de las ciudades que poseen suficientes recursos para importar agua, mientras que aquellas de bajos ingresos dependen principalmente de los fuentes hídricos que se encuentran cerca, ya que no pueden permitirse el mismo nivel de infraestructura [2]. En ambos tipos de ciudad, el movimiento de masas de agua para cubrir la demanda urbana, requiere  mucha cantidad de energía.

Los desafíos urbanos del agua que afectan la sostenibilidad de las ciudades, se pueden dividir en tres grupos principales. El primero, la falta de acceso a agua potable y saneamiento; en segundo lugar, los crecientes desastres relacionados con el agua, como las inundaciones y las sequías [3] y el tercero, la contaminación del agua sobre todo por actividades industriales o por una mala gestión de las aguas residuales. Estos desafíos demandan inversiones y costes importantes para la administración local, quién tiene que trabajar en varias líneas, para asegurar el acceso confiable a agua potable y brindar un saneamiento adecuado[4]. El alto costo de las soluciones de ingeniería y la infraestructura de agua y saneamiento, está fuera del alcance de muchas ciudades, especialmente en los países en desarrollo. [2] El problema se vuelve aún más grave, en ciudades con barrios y asentamientos informales en los que el agua y el saneamiento a menudo se vuelven inaccesibles. [1]

La Figura 1,  resume el ciclo de gestión del agua en las ciudades desde una perspectiva general, incluyendo la cadena de suministro de agua y la cadena de aguas residuales y saneamiento. Ambas deben evaluarse conjuntamente para definir medidas eficaces de gestión de agua urbana. Asimismo, tienen que estar acompañadas de esquemas de conservación de las cuencas hidrográficas y de los cuerpos de agua que abastecen las ciudades.

Figura 1 - Ciclo Gestión del Agua en Ciudades
Fuente: Daniela Torres. 2016. MSc City Sciences Thesis.

En resumen, la gestión del agua a nivel local puede dividirse en dos ámbitos principales [2]:
  1. La gestión de los recursos hídricos: se refiere a la gestión de los grandes ríos y cuencas hidrográficas para cubrir usos primarios del agua (agricultura o industria) y para asegurar la provisión de agua de calidad para las ciudades [2]. La gestión de los recursos hídricos se puede hacer mediante la implementación de estrategias de conservación como: protección de la tierra, reforestación, restauración de los ríos para reducir la erosión y mejorar la calidad del agua, mejores prácticas de manejo agrícola y reducción de combustible forestal [2].
  2. La gestión de los servicios de agua: se refiere a la gestión de la pequeña porción de agua que se toma de una condición de agua cruda y se trata para obtener niveles de calidad y fiabilidad para consumo humano o uso industrial a nivel de ciudad [2]. Los servicios de agua incluyen: plantas de tratamiento, plantas de desalinización, redes de distribución y plantas de aguas residuales.  Todos estos servicios consumen energía, por lo que es necesario gestionar la relación agua-energía de manera eficiente.
Dentro de este esquema, se han establecido algunos principios clave para el abastecimiento sostenible de agua potable a nivel municipal. [5].  Estos son:
  • La disponibilidad y calidad: cantidades suficientes y calidad de agua para los hogares y la fiabilidad de la prestación de servicios.
  • La accesibilidad: la distancia o tiempo para un abastecimiento de agua confiable y si los servicios pueden ser accesibles por todos los ciudadanos.
  • La ascequibilidad: los costos de la conexión y del consumo, requieren modelos de recuperación de costos asociados y la aplicación de mecanismos para asegurar la asequibilidad para todos.
Las ciudades deben trabajar en pro de la prestación de servicios de agua y saneamiento vistos como algo integrado. El saneamiento es de vital importancia en la sostenibilidad del ciclo del agua urbana, especialmente para reducir los riesgos de transmisión de enfermedades y mejorar la calidad ambiental a nivel vivienda. En 2015, sistemas de saneamiento deficientes causaron el 4% del total de muertes y el 5,7% de todas las enfermedades en el mundo. [5]. Por esto, es importante trabajar para que el servicio –ya sea privado, compartido o público-, esté diseñado para cumplir normas básicas, incluyendo: recolección segura, transporte, tratamiento y eliminación de desechos humanos [6]. Los sistemas de saneamiento combinados con procesos de tratamiento integrados, promueven el reciclaje de recursos mediante la reutilización de agua y la recuperación de nutrientes y energía contenidos en las aguas residuales. [7].

En conclusión, los servicios de agua y saneamiento urbano son críticos para la sostenibilidad de nuestras ciudades. El agua es un recurso escaso que debe gestionarse eficientemente por parte de la autoridad local, pero también debe ser cuidado por el ciudadano. El saneamiento y el tratamiento de aguas residuales se relacionan más con el desarrollo de la infraestructuras, sin embargo el suministro y la distribución de agua presentan mejores oportunidades de innovación, especialmente en alternativas inteligentes de gestión del agua en base a Tecnologías de la Información y Comunicación.

Feliz día mundial del Agua!

Referencias:
[1] UNEP. (2012). Sustainable, Resource Efficient Cities - Making it Happen.
[2] IWA. (2014). Urban Water Blueprint Report. 
http://www.iwa-network.org/wp-content/uploads/2016/06/Urban-Water-Blueprint-Report.pdf.
[3] UNDESA. (2015). Water for Life Decade.
http://www.un.org/waterforlifedecade/scarcity.shtml
[4] OECD. (2014). Managing water for future cities. Policy Perspectives.
[5] Robert Bos. (2016). Manual of the Human Rights to Safe Drinking Water and Sanitation for Practitioners.
[6UNHABITAT. (2016). World Cities Report. Chapter 5, Just Environmental Sustainabilities: http://wcr.unhabitat.org
[7] IWA. (2014). Sanitation 21 A Planning Framework for Improving City-wide Sanitation Services. http://www.iwa-network.org/filemanager-uploads/IWA-Sanitation-21_22_09_14-LR.pdf